sábado, 4 de agosto de 2012

IMPORTANCIA DE LOS HÁBITOS DE ESTUDIO PARA EL ÉXITO ESCOLAR (2)

Los hábitos de estudio son un buen predictor del éxito académico, como hemos comprobado en este estudio, incluso mucho más que la medida de la inteligencia. Lo que favorece sobre todo nuestros resultados escolares es el tiempo que dedicamos al estudio y el aprovechamiento del tiempo con unos buenos hábitos de trabajo, atención y concentración.

Durante la etapa de Primaria, el alumnado adquiere los hábitos de estudio de manera informal y progresiva, ya que por lo general no suelen enseñarse directamente, al menos hasta el último ciclo de la etapa. Al iniciar la Secundaria, los estudiantes experimentan una mayor exigencia en el trabajo escolar que les requiere un esfuerzo mayor que el que venían aplicando en la etapa de Primaria. Tienen más asignaturas, el peso de los exámenes es mayor y estos son más frecuentes.

Además, este tránsito entre etapas educativas coincide con la adolescencia. Los chicos y chicas de estas edades están atravesando un proceso de cambios físicos y psicológicos que tienen como objetivo la búsqueda de su identidad personal. Este proceso de conquista de su autonomía tiene como consecuencia, en muchos casos, una mayor rebeldía e inestabilidad. Esto hace que rechacen con frecuencia la supervisión familiar y los intentos de control por parte de las personas adultas.

Por consiguiente, es en este contexto de agitación personal y familiar, característico de la adolescencia, cuando es más importante contar con unos buenos hábitos de estudio. Así, comenzar la secundaria exige a la mayoría de los estudiantes mejorar sus estrategias de organización del tiempo y de planificación, sus técnicas de búsqueda y de selección de la información relevante, su atención y concentración, sus estrategias de memorización, etc. El estudiante que no lo consiga, tendrá muchas dificultades para conseguir unos buenos resultados escolares.

Este curso, en el Departamento de Orientación, hemos hecho un estudio para conocer los resultados escolares que obtienen los estudiantes que comienzan la secundaria con o sin hábitos de estudio consolidados. Hemos relacionado los resultados escolares del alumnado de 1º de ESO en junio y el dato, obtenido en el programa de transición de Primaria a Secundaria, sobre el esfuerzo y el hábito de estudio en casa que nos proporcionan los maestros y maestras de Primaria al finalizar esta etapa educativa.

Los resultados conseguidos al correlacionar ambos datos son los siguientes:

Esfuerzo y hábitos de estudio en casa
0 suspensos
1-2 suspensos
3-4 suspensos
5-6 suspensos
Más de 6 suspensos

TOTAL
Buenos

48
75%
8
12,5%
6
9%
1
1,5%
1
1,5%
64
51%
Regulares

3
23%
1
8%
3
23%
2
15%
4
31%
13
10%
Malos

4
8%
12
24%
5
10%
8
16%
20
41%
49
39%
TOTAL

55
44%
21
17%
14
11%
11
9%
25
20%
126

Según la información del profesorado tutor de Primaria, aproximadamente la mitad del alumnado que pasa a la secundaria no tiene un hábito de estudio en casa adecuado, es decir, no hace los deberes que se le encarga o no los hace siempre. También se combina ese dato con el de la falta de esfuerzo, es decir, el bajo nivel de trabajo y de realización de las tareas en clase.

¿Qué ocurre un año después? ¿Qué consecuencias tiene ese hábito o su ausencia con los resultados escolares? A continuación exponemos algunas conclusiones de nuestro estudio:

a) ¿Qué ocurre con el alumnado que va bien en la escuela Primaria?

El 75% del alumnado que viene de Primaria con buenos hábitos de estudio y esfuerzo promociona con todas las asignaturas aprobadas. Es decir, 3 de cada 4 estudiantes mantienen los buenos resultados de la escuela.

El 12,5% del alumnado que viene de Primaria con buenos hábitos de estudio y esfuerzo promociona, pero suspende una o dos materias. Es decir, 1 de cada 8 estudiantes empeoran y obtienen algún suspenso, pero promocionan, aunque con la luz roja de “cuidado” encendida.

El 9% del alumnado que viene de Primaria con hábitos de estudio no está en situación de promocionar, pero se encuentra muy cerca de la promoción.

Solo el 3% del alumnado que viene de Primaria con hábitos de estudio está lejos de la promoción. Es decir, 1 de cada 33 estudiantes que van bien en la escuela cambian su trayectoria escolar positiva y empiezan a obtener muy malos resultados escolares.

En resumen, casi 9 de cada 10 estudiantes que pasan de Primaria con buenos hábitos de estudio promocionan y van bien en el instituto.

b) ¿Qué ocurre con el alumnado que no va bien o no tiene hábitos de estudio en la escuela Primaria?

Aquí hemos hecho dos grupos: por un lado, alumnado con información contradictoria (hace los deberes, pero no se esfuerza; o al revés; o hace los deberes, pero no siempre); y, por otro, alumnado que ni hace los deberes en casa ni se esfuerza en clase.

- El 23% del alumnado que viene de Primaria con escasos hábitos de estudio y poco esfuerzo promociona con todas las asignaturas aprobadas. El 8% del alumnado que viene de Primaria en las condiciones anteriores promociona, pero suspende una o dos materias.

En resumen, 3 de cada 10 estudiantes tipificados como “regulares”, que vienen de Primaria con escaso esfuerzo y hábitos de estudio poco consolidados, obtienen resultados positivos y promocionan.

- El 8% del alumnado que viene de Primaria sin hábitos de estudio y sin trabajar regularmente en clase promociona con todas las materias aprobadas. El 24% de este alumnado suspende 1 ó 2 asignaturas, pero está en situación de promocionar. 

En resumen, algo más de 3 de cada 10 estudiantes tipificados como “malos”, porque vienen de Primaria sin hábitos de estudio y con poco esfuerzo, mejoran en Secundaria y llegan a promocionar. Hay que hacer constar que la mayoría de esos estudiantes han estado integrados en alguna medida de apoyo (aulas de compensación o seguimiento tutorial).

Por otro lado, podemos observar como el 68% del alumnado  que viene de Primaria con malos o regulares hábitos de estudio y esfuerzo personal, casi 7 de cada 10, no promociona y repite curso.

Conclusión:

Casi 9 de cada 10 estudiantes con buenos hábitos de estudio en Primaria promocionan de curso después del primer año de Secundaria. Casi 7 de cada 10 estudiantes con regulares o malos hábitos de estudio no promocionan y repiten curso.

Estos datos nos informan de la importancia que tienen los hábitos de estudio en los resultados escolares del alumnado que pasa de Primaria a Secundaria. Es decir, casi 9 de cada 10 estudiantes con hábitos de estudio frecuentes o consolidados en Primaria promocionan de curso después del primer año de Secundaria. Sin embargo, solo le pasa esto a poco más de 3 de cada 10 estudiantes con regulares o malos hábitos de estudio en casa y de trabajo en clase.

La conclusión fundamental de este estudio es que una buena adquisición de hábitos de estudio en casa y de trabajo en clase en Primaria garantizan unos buenos resultados escolares en Secundaria y, por consiguiente, el éxito escolar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...